28 de febrero: día mundial de las Enfermedades raras, más comunes de lo que pensamos

¿Qué son las enfermedades consideradas raras?

Generalmente se consideran enfermedades raras aquellas enfermedades que tienen una baja prevalencia en la población. Según la región reguladora se han establecido prevalencias diferentes para considerar una enfermedad como enfermedad rara, por ejemplo, la comunidad europea ha considerado una prevalencia de 5 de cada 10.000 personas para considerar una enfermedad como rara. Otros países tienen criterios más restrictivos, como por ejemplo Japón donde se consideran como raras las enfermedades con menos de 4 casos cada 10.000 habitantes o en Estados unidos donde se usa una cifra global de menos de 200.000 casos descritos en todo el país.

Según la Organización mundial de la salud (OMS), se han descrito cerca de 7.000 enfermedades raras y, a día de hoy, se siguen describiendo más enfermedades en la literatura científica. Por lo que, aunque cada una de estas enfermedades afecte a un pequeño grupo de personas, el total de personas afectadas por alguna enfermedad rara supone alrededor del 7% de la población. Por ejemplo, en España se estima que hay más de 3 millones de personas afectadas por alguna enfermedad rara.

¿Qué características tienen las enfermedades raras?

La mayoría de las enfermedades raras son graves, crónicas y progresivas y suelen aparecer en edad pediátrica, aunque algunas enfermedades se diagnostican en la edad adulta. En general hay más prevalencia en la edad adulta debido a un exceso de mortalidad infantil entre los afectados por enfermedades raras.

Al menos un 75% de las enfermedades raras tiene origen genético, siendo el resto de causas muy diverso, por ejemplo, hay enfermedades autoinmunes, algunos tipos de cánceres o enfermedades infecciosas muy raras.

¿Qué supone estar afectado por una enfermedad rara?

El desconocimiento de estas patologías puede alargar años el diagnóstico y en algunos casos no se llega a diagnosticar correctamente. De media un paciente tarda 4 años en obtener un diagnóstico. En un 31% de los casos, la falta de diagnóstico provoca un agravamiento de la enfermedad que se podría haber evitado con un diagnóstico precoz. Esta falta de diagnóstico, además, suele dificultar el tratamiento para las enfermedades raras, causando que hasta un 42,68% de los pacientes no disponga de tratamiento o se le administre uno que no es el adecuado.

Los afectados suelen ver afectada su calidad de vida, ya que estas enfermedades suelen causar dolores crónicos, discapacidades físicas o intelectuales o afectación de los sentidos como la vista o el oído.

¿Qué iniciativas existen para la visualización de estas enfermedades?

La Organización Europea de Enfermedades Raras (EURORDIS) celebra el día 28 de febrero el día mundial de las enfermedades raras, con el objetivo de concienciar sobre estas enfermedades y la necesidad de investigación de ellas.

En España, la federación española de enfermedades raras (FEDER) tiene como misión “Representar y defender los derechos de las personas con una enfermedad rara y sospecha diagnóstica, favoreciendo su inclusión y generando estrategias que contribuyan a mejorar su calidad de vida.”

En la actualidad, los test de screening de portadores tienen como objetivo reducir el riesgo de tener un hijo afectado por las enfermedades raras más prevalentes y con causa conocida. Determinando el estatus de portador sano de los futuros padres y determinando el riesgo de tener un hijo afectado por alguna de las enfermedades analizadas. En caso de detectarse un riesgo elevado las parejas pueden tomar decisiones informadas como por ejemplo la realización de diagnóstico preimplantacional, diagnóstico prenatal o disponer de un diagnóstico precoz desde el nacimiento facilitando la aplicación de un tratamiento adecuado.

Por |2022-06-08T11:40:31+00:0026/10/2021|Blog|Sin comentarios

Enfermedades monogénicas, ¿qué son y como se heredan?

Las enfermedades monogénicas se dan a causa de alteraciones en los genes, que son unidades estructurales que codifican para las proteínas y otras moléculas necesarias para hacer funcionar nuestro organismo. La mayoría de nuestros genes se encuentran en el núcleo de las células organizados en forma de cromosomas. Las personas tenemos 23 pares de cromosomas, 22 autosómicos (idénticos en ambos géneros) y 1 par de cromosomas sexuales (que varían según el género, XX en las mujeres y XY en los hombres). Cada cromosoma que forma el par de cromosomas es heredado de un progenitor Además del ADN nuclear, nuestras células también tienen ADN dentro de los orgánulos denominados mitocondrias. Las mitocondrias se heredan exclusivamente de la madre, por lo que todo el material genético que hay dentro de ellas proviene también de la madre.

A grandes rasgos, las enfermedades monogénicas pueden dividirse según el tipo de herencia. Así, encontramos los diferentes tipos según si el gen causante se encuentra en un autosoma, en un cromosoma sexual o bien en el ADN mitocondrial.

Las enfermedades autosómicas recesivas son aquellas en las que para mostrar síntomas de la enfermedad es necesario que la persona herede las dos copias del gen alteradas. Es decir, ambos progenitores deben tener una copia normal del gen en uno de los cromosomas y una copia alterada en el otro. Suelen ser enfermedades “escondidas”, sin historia familiar, puesto que los portadores de una copia sana, como los progenitores comentados, no suelen mostrar síntomas de la enfermedad al mantener la copia normal la función del gen. Una de las enfermedades más conocidas con este tipo de herencia es la Fibrosis Quística.

Dentro de las enfermedades autosómicas recesivas hay un subtipo de herencia denominado herencia digénica: en este caso, para mostrar la enfermedad no es necesario que la persona presente las dos copias de un mismo gen alteradas, sino que es suficiente con que presente una copia alterada de cada uno de los genes que conforman el par digénico. Por ejemplo, en el caso de los genes CDH23 y PCDH15, relacionados con Síndrome de Usher y sordera, una persona que sea portadora de una sola copia alterada de cada uno de los genes puede mostrar síntomas de la enfermedad, aunque también conserve una copia sana del gen CDH23 y una copia sana del gen PCDH15.

En el caso de las enfermedades autosómicas dominantes para mostrar síntomas es suficiente con heredar una sola copia alterada del gen. Dicha copia puede provenir de cualquiera de los dos progenitores, que por lo general también suele estar afectado. Si un progenitor está afectado de una enfermedad con herencia autosómica dominante, el 50% de sus hijos e hijas heredarán la copia del gen alterada y, en consecuencia, estarán afectados por la misma enfermedad. Debido a su gravedad, este tipo de enfermedades no suelen ser heredadas de los padres, normalmente son causadas por alteraciones de novo, es decir, se generan en los gametos o en el embrión en las primeras fases de su desarrollo. Una de las enfermedades más conocidas con este tipo de herencia es la acondroplasia (enanismo).

Por lo que respecta a los genes empaquetados en los cromosomas sexuales, las enfermedades más comunes son las enfermedades con herencia ligada al X recesiva. En este tipo de enfermedades, es necesario que la persona herede todas sus copias del cromosoma X alteradas. En el caso de los hombres, que solo tienen una copia del cromosoma X, mostrarán síntomas si heredan una copia del cromosoma X con el gen alterado. Esta copia alterada se heredará de la madre dado que el padre aportará el cromosoma Y. Por esta misma razón los hombres afectados no pueden transmitir estas enfermedades a sus hijos varones. En el caso de las mujeres, a diferencia de los hombres, dado que presentan 2 cromosomas X, por lo general, para que muestren síntomas es necesario que hereden una copia alterada de ambos progenitores. Sin embargo, al darse un fenómeno de inactivación del cromosoma X que no se da en autosomas, algunas mujeres pueden mostrar síntomas con una sola copia alterada. Según el grado de inactivación del cromosoma X sano, los síntomas suelen ser más o menos graves, siendo normalmente más leves que los síntomas presentados por hombres. Una de las enfermedades más conocidas con este tipo de herencia es la Hemofilia A y B.

Las enfermedades ligadas al cromosoma X también pueden tener herencia ligada al X dominante. En estas enfermedades, para que la persona muestre síntomas de la enfermedad es suficiente con que presente una copia del cromosoma X con el gen alterado Como en el caso de las enfermedades autosómicas dominantes, este tipo de enfermedades se dan a menudo a causa de una mutación de novo. Sin embargo, también pueden transmitirse entre generaciones. Las mujeres afectadas transmitirán la enfermedad al 50% de su descendencia. Este tipo de enfermedades suelen ser letales en hombres, ya que no disponen de ninguna copia sana del gen afectado y los síntomas se agravan considerablemente. La Incontinencia pigmentaria sería una enfermedad con este tipo de herencia.

Finalmente, existen las enfermedades con herencia mitocondrial, causadas por alteraciones genes que se encuentran en el ADN de las mitocondrias. Dado que se heredan únicamente mitocondrias de las madres, dichas enfermedades solo se transmiten de madres a hijos/as. Cabe destacar que dentro de cada célula tenemos muchas mitocondrias y no todas tienen porqué ser portadoras de la enfermedad, por lo que dependiendo de la proporción de mitocondrias alteradas que se hereden se mostrarán síntomas de la enfermedad con mayor o menor gravedad o incluso pueden no mostrarse síntomas. Una de las enfermedades más conocidas con este tipo de herencia es la Neuropatía óptica hereditaria de Leber.

Por último, también existen alteraciones que pueden implicar que la persona tenga predisposición a desarrollar una enfermedad, aunque el hecho de ser portador de una copia alterada del gen no implica que el paciente esté afectado. Éste sería el caso de algunos genes relacionados con cáncer, como por ejemplo BRCA1: entre el 55 y el 72% de las mujeres portadoras de una variante patogénica en dicho gen desarrollan cáncer de mama a lo largo de su vida. Es decir, ser portadoras de una variante en este gen hace que sea mucho más probable que muestren la enfermedad, aunque no todas llegarán a mostrarla. Dado que ser portador de variantes en estos genes confiere predisposición, pero no una certeza de enfermedad, estas enfermedades pueden ser transmitidas de padres portadores sin síntomas a hijos afectados. Los síntomas suelen aparecer en edad adulta, por lo que no se puede descartar la influencia de factores ambientales.

Existen otros tipos de herencia de enfermedades por causa genética como la herencia ligada al cromosoma Y o la herencia pseudoautosómica, siendo estas extremadamente raras.

Por |2022-05-31T16:11:01+00:0026/10/2021|Blog|Sin comentarios

8 de mayo, día internacional de la Talasemia. ¿Qué necesitas saber?

¿Qué son las Talasemias?

Talasemia es un término que engloba diferentes enfermedades con una sintomatología común, la anemia. La anemia está causada por una disminución en la producción de hemoglobina funcional, la molécula que transporta oxígeno en la sangre, causando una disminución de los glóbulos rojos.

Las talasemias se pueden clasificar según la cadena afectada o la gravedad de la enfermedad. Según la cadena afectada, las más comunes son alfa y beta, causadas por variantes patogénicas en los genes HBA1/2 o HBB respectivamente.

Según la gravedad para la alfa talasemia, se pueden distinguir 4 tipos de menos a más grave: alfa-talasemia silente, alfa-talasemia minor, enfermedad de la hemoglobina H (HbH), e hidropesía fetal con Hb de Bart. En el caso de la beta talasemia, se pueden distinguir 3 tipos: minor, intermedia y major.

Las formas más leves de la enfermedad suelen ser asintomáticas, mientras que las más graves requieren de transfusiones de sangre frecuentes. Sin tratamiento las formas más graves de la enfermedad aparecen durante los primeros años de vida, mostrando una falta de apetito, con crecimiento lento y agrandamiento de órganos como el hígado y el corazón. Estos síntomas suelen llevar a la muerte durante la infancia. Las formas intermedias suelen consistir en anemia de diferente gravedad pero que raramente requieren transfusiones de sangre.

Las talasemias alfa y beta son enfermedades hereditarias que se transmiten de manera autosómica recesiva, en consecuencia, es necesario que los 2 padres de una persona afectada sean portadores de la misma enfermedad (o alfa o beta), siendo afectados de talasemia silente o minor, para que el afectado de una forma intermedia o grave de la enfermedad herede dos copias alteradas de un mismo gen.

La forma más común de la enfermedad es la talasemia silente o minor (portadores de la enfermedad). Mientras que la mayoría de afectados de talasemia con síntomas clínicos, muestran formas intermedias de la enfermedad (HbH o beta talasemia intermedia).

¿Cómo se diagnostican?

Aproximadamente 100.000 personas en todo el mundo son diagnosticadas de formas graves de talasemia cada año. Generalmente el diagnóstico de las talasemias se realiza mediante análisis de sangre. En pacientes con sintomatología más leve normalmente el diagnóstico se da en un análisis rutinario en la edad adulta durante un episodio de anemia, mientras que los casos más graves se diagnostican durante los primeros meses de vida a causa de los signos y síntomas derivados de la anemia severa.

En los casos leves o asintomáticos, los portadores de la enfermedad se pueden diagnosticar mediante análisis genéticos. Sin embargo, aunque menos comunes, al haber más genes y regiones implicados en talasemia, se recomienda complementar el análisis genético con una electroforesis de hemoglobinas para confirmar los resultados negativos.

¿Existe tratamiento?

Las formas leves de la enfermedad (talasemia silente o minor) no suelen requerir de tratamiento dado que raramente muestran síntomas de la enfermedad o presentan ocasionalmente anemia leve. Generalmente tienen una vida sana sin notar afectaciones por su estado de portador.

Las formas más graves de la enfermedad requieren transfusiones regulares de sangre junto con antibióticos. Dado que las transfusiones de sangre regulares producen una sobrecarga de hierro también es necesario complementar el tratamiento con quelantes de hierro. En estos casos también se puede tratar la enfermedad mediante un trasplante de médula.

¿Cómo se puede reducir el riesgo de descendencia afectada?

Al tratarse de enfermedades con herencia recesiva, se pueden prevenir en la descendencia mediante el análisis de los genes HBA1, HBA2 y HBB en ambos miembros de la pareja con deseos reproductivos. Si los dos miembros se identifican portadores de variantes patogénicas en un mismo gen (HBA1/2 o HBB) es posible reducir el riesgo en la descendencia de formas graves de la enfermedad mediante el diagnóstico preimplantacional (PGT-M), el diagnóstico prenatal o donación de gametos con donantes analizados genéticamente identificados no portadores de la enfermedad.

En caso que uno o ambos miembros de la pareja no se identifiquen portadores de variantes patogénicas en los genes analizados se reduce el riesgo de hijo afectado de formas graves de la enfermedad al reducirse la posibilidad que herede todas las copias de un mismo gen con alteraciones que puedan llevar a enfermedad.

Por |2022-05-31T16:12:35+00:0026/10/2021|Blog|Sin comentarios

Test de screening de portadores y test de ancestralidad/bienestar ¿son lo mismo?

¿Qué son los test de screening de portadores?

Los test de screening de portadores son análisis diseñados para determinar si la persona que se realiza el análisis es portadora de una enfermedad recesiva. Dado que es necesario que una persona reciba de ambos progenitores una copia alterada de un mismo gen con herencia recesiva para estar afectado de una enfermedad recesiva, la determinación del estado de portador de la persona que se realiza el análisis permite conocer su riesgo de transmitir una determinada enfermedad a su descendencia, aunque la persona analizada no muestre ningún síntoma de la enfermedad al haber heredado únicamente una copia alterada del gen.

El objetivo del análisis, por lo tanto, es determinar el riesgo de tener descendencia afectada de una enfermedad recesiva al comparar los resultados de ambos miembros de la pareja reproductiva. En caso de identificarse ambos miembros de la pareja reproductiva portadores de la misma enfermedad es posible tomar decisiones reproductivas informadas, que mediante un análisis médico rutinario no habrían sido posibles.

¿Qué son los test de ancestralidad/bienestar?

Los test de ancestralidad tienen como objetivo determinar los orígenes poblacionales de la persona que se realiza el test. Esta información permite a la persona descubrir los orígenes ancestrales de su familia más allá de los recuerdos aportados por sus ancestros conocidos. En algunos casos incluso permite la identificación de familiares previamente desconocidos.

El objetivo del análisis es dar visibilidad a la mezcla étnica de las personas que se realizan el análisis permitiendo una visión más global de su historia familiar, así como también el origen de algunos de sus rasgos físicos.

En algunos casos los test de ancestralidad también incluyen análisis genéticos relacionados con el bienestar, como test de compatibilidad farmacológica o de predisposición a ciertas enfermedades. Siempre teniendo en cuenta que se trata de resultados en un entorno de predisposición, por lo que es necesario una valoración médica para valorar si la persona analizada tendrá riesgo de sufrir algún síntoma de las enfermedades para la cuales se ha identificado un aumento de riesgo respecto a la población general.

Esta información permite a la persona que se realiza el análisis valorar otras vías para mejorar su bienestar basadas en las variaciones identificadas en sus genes, siempre teniendo en cuenta la necesidad de comentar los resultados con un médico especializado y la importancia de llevar un estilo de vida saludable independientemente de las posibles predisposiciones genéticas identificadas.

¿Qué tienen en común ambos test?

Ambos análisis están basados en el análisis mediante secuenciación masiva de regiones de interés de nuestro genoma. El análisis de los resultados de secuenciación se realiza por comparación con un genoma humano de referencia consensuado a nivel mundial gracias al análisis de las secuencias de miles de personas para la determinación de aquellas secuencias que son comunes y aquellas que se identifican en un pequeño porcentaje de la población. Las variaciones del genoma analizado respecto al genoma de referencia son aquello que tendrá relevancia para el análisis y se informará en el contexto del objetivo del análisis.

¿Qué diferencia ambos test?

Si bien en ambos casos el foco del análisis está en las variaciones respecto al genoma de referencia utilizado, en el caso de test de screening de portadores las variaciones de interés son aquellas que se identifican en un pequeño porcentaje de la población y están localizadas en genes descritos en relación con enfermedades con herencia recesiva. Por el contrario, en el caso de los test de ancestralidad, las variaciones de interés son aquellas que se observan en mayor frecuencia en una población respecto a otra. Estas variaciones pueden estar ubicadas en cualquier región del genoma y según su frecuencia y su cantidad permiten identificar el porcentaje de ancestralidad aportada por cada etnia a la persona analizada. Las variaciones que determinan la predisposición a ciertas enfermedades o la compatibilidad farmacológica son variaciones que se han identificado en mayor frecuencia en personas que han experimentado cierta sintomatología o respuesta a los fármacos respecto a personas que no han mostrado los síntomas o que han obtenido una respuesta diferente a los fármacos.

Además de las diferencias técnicas, también son claras las diferencias en cuanto al objetivo de los análisis y sus aplicaciones clínicas. Los test de screening de portadores deben ser prescritos por un médico o asesor genético con el objetivo de mejorar la salud reproductiva de los pacientes, mientras que los test de ancestralidad/bienestar no requieren de prescripción médica.

Por |2022-05-31T16:16:48+00:0026/10/2021|Blog|Sin comentarios
Ir a Arriba